SERVICIOS VIVIENDA

Les dedicamos una  asistencia completa de carácter tutelar en todas las actividades cotidianas y asistencia básica sanitaria orientada a la máxima recuperación posible de las capacidades de los clientes, cubriendo sus necesidades:

Seguimos sumando años de convivencia con nuestros usuarios por lo que se han convertido en amigos con sus más o sus menos, poder disfrutar de tu propia casa te da mucha libertad y el compartirla con otros compañeros te enseña a ser más tolerante y a muchas otras cosas más.

En la vivienda tutelada seguimos aprendiendo  todos de todos y cada vez más. El poder hacer este tipo de cosas te hacen sentir más útil. Salir de trabajar y saber que tu casa te espera es una sensación maravillosa”. Nos brinda la oportunidad de vivir una vida independiente en una vivienda tutelada. Todos coinciden en que lo más importante es, precisamente, la independencia que adquieren. Las decisiones que se toman son consensuadas y siempre se intenta llegar a un acuerdo entre todos. Ellos son las que deciden cómo hacen la cama, qué comen, elaboran la lista de la compra, lavan su ropa y en definitiva, tienen que responsabilizarse de las tareas propias de una casa”

Hay normas y otras que vamos creando según la necesidad de nuestros usuarios para una mejor convivencia, éstas se pueden  ser negociadas. La vivienda te dan más facilidades para todo pero sobre todo para planificar el tiempo de ocio; puedes decidir si quieres ir al teatro, al cine…”.

Integración y normalización siguen siendo dos palabras clave que sintetizan los objetivos de este programa en la actualidad.

 

Se busca que sea una vida lo más normalizada posible para las personas con discapacidad que viven en ella. Viven en un piso donde se ha logrado crear un núcleo lo más próximo al ambiente familiar, además de intentar que sean cada vez más autónomos en un medio lo menos artificial posible para que puedan experimentar sus propias tomas de decisión  que es lo que más valoran.

Después de trabajar y realizar las tareas domésticas propias de toda casa, sus habitantes distribuyen su tiempo libre como mejor les parece. Hay quien se va a pasear o a nadar y una actividad más que pueden hacer como cualquier otra persona”. La capacidad de decisión es básica para conseguir esa independencia que buscan tanto los alentado-res del proyecto

 La comunicación es por tanto, algo de vital importancia; de hecho, es uno de los factores que más se valoran, la comunicación radica el poder convivir de una manera más dinámica y agradable; cada vez se potencia más la relación con el resto de los vecinos, algo de suma importancia

Los usuarios han ido consolidando su convencimiento de considerar la vivienda tutelada como su propia casa, como su hogar. Por parte de los educadores se les ha  ayudado en todo lo que fuera necesario y se han ido reforzando las normas de convivencia y las habilidades de la vida diaria para que los usuarios disfruten de una vida lo más autónoma posible. Se ha ido trabajando con cada usuario, tanto de forma individualizada como general.

Han transcurrido numerosas y diversas experiencias que han marcado, de forma positiva, la convivencia entre los distintos usuarios y educadores de la misma. Se han estrechado los lazos de convivencia surgiendo relaciones afectivas que han enriquecido a todos y cada uno de los usuarios a nivel personal y social. Esto ha influido en la organización diaria de la vivienda y en la forma de enfocar las diversas actividades que se han llevado a cabo.